ANTES II G.M.
     II G.M.      
DESPUES II G.M.
ACTUALIZADO DIC 2016 RELOJES EN VENTA YO CONTACTO
NOTICIAS

 

SMITH MK II - AVRO LANCASTER

EL RELOJ

La maquina que monta este reloj es la misma que firma Jaeger Le Coultre en su modelo 201, el A-11 de Jaeger, tambien fue usado en Spitfires.

Desconozco porqué no está marcada la maquina, posiblemente sea una produccion de Smith durante la guerra, en el dial esta gravado SMITH AND SONS MA LTD LONDON y SWISS MADE.

Este modelo de 7 rubís, carga la cuerda girando la esfera, proporciona hora y tiempo de vuelo al seleccionar las manillas rojas en la hora de despegue, esto no falla.

Maquina Jaeger y Smith sin firmar

EL AVION

El Lancaster fue el bombardero ingles por excelencia, mejoraba al resto en alcance , velocidad, techo operativo, facilidad de construcción y reparación, se construyeron mas de 7.000.

No obstante, la mayor ventaja sobre los bombarderos de su época fue el gran tamaño de la bodega ininterrumpida a lo largo del fuselaje. Con pequeñas modificaciones podía llevar una sola bomba, la más grande de toda la II Guerra mundial, llamada Grand Slam, apodada earthquake bomb, la bomba terremoto.

Diseñada para dañar fortificaciones subterraneas, esta impresionante bomba en la caída superaba la velocidad del sonido, y antes de explotar se hundía en el terreno aumentando el daño, pesaba 9.979Kg, para poder llevarla se tenia que desmontar entre otras cosas la burbuja superior central y su armamento, y los dos cañones traseros.

El avión disponía de un sistema para fotografiar la explosión de las bombas y poder ver la efectividad, para ello, una vez lanzadas las bombas tenían que continuar en vuelo recto y nivelado durante un tiempo en función de la altura de lanzamiento, por ejemplo a 25.000 pies (casi 8Km), había que esperar 40 segundos hasta que las bombas llegaban al suelo y el dispositivo fotográfico actuase, entonces ya podían virar y poner rumbo a casa.

La tripulación básica eran 7, tras 30 misiones descansaban y eran destinados a otras unidades o como instructores a escuelas.

El Avro fue diseñado para dos pilotos y se cambio para uno poco antes de iniciar las operaciones, al lado del piloto se sentaba el mecánico en un transportin plegable, detrás y en dirección contraria a la marcha separado por una cortina iba el navegante, como se puede ver en la fotografía.

 

LA CABINA

La cabina del Lancaster era la estándar de vuelo con instrumentos de la RAF, lo que facilitaba el cambio entre los aviones escuela de la RAF y el Lancaster.

Los mandos de los motores tren de aterrizaje estaban bien situados y fácil de operar, la cabina estaba bien acondicionada de temperatura y cómoda, la visibilidad era excelente incluso a través de una burbuja hacia atrás.

La única pega era el indicador de flap, ver la foto del principio es el instrumento situado a la derecha del reloj, este, quedaba oculto al piloto cuando las palancas de motor estaban hacia delante, no al mecánico que era quien lo operaba. Muchos pilotos preferían operar el flap ellos mismos para coordinar mejor la descompensación que sufría el avión al mover los flaps.

 

 
   

 

EL BOMBARDEO DE LAS PRESAS DEL RHUR

El intento mas ambicioso para parar la actividad industrial de la zona del Ruhr fue llevado acabo por este bombardeo de gran riesgo y poca probabilidad de éxito. El 617 escuadrón de la RAF, famoso por el hundimiento del Tirpitz fue el encargado, mandado por uno de los mas prestigiosos pilotos de bombardeo de la RAF, el comandante de ala, Guy Gibson.

Hubo que entrenar a las tripulaciones en el vuelo en formación cerrada a baja cota nocturna para evitar el radar, y además a hacerlo con gran precisión debido al pequeño blanco que ofrecían las presas. La idea del bombardeo fue del doctor Barnes Wallis imitando las piedras planas lanzadas contra la superficie del agua y que rebotando avanzan a saltos. Wallis perfeccionó esta idea y construyo un prototipo de bomba cilíndrica que, según sus cálculos, si era lanzada con velocidad, altura y distancia convenientes, se desplazaría botando sobre el agua embalsada evitando las redes anti-torpedos, chocaría con la pared de la presa y entonces se hundiría hasta una profundidad de 9 m, donde un dispositivo hidrostático la haría estallar, para ello se ideó poner dos focos en los aviones cuyos círculos de luz sobre el agua, solo serían tangentes cuando el avión estuviera a la distancia correcta (370 metros) de la presa y a la altura exacta (19 m) para lanzar las bombas.

Se eligió la fecha del 16 al 17 Mayo, en la que se daban las condiciones necesarias: luna llena para facilitar el vuelo a baja altura y un alto nivel de agua en las presas producido por el deshielo. 50 de las bombas de Wallis y 20 Avro modificados fueron reunidos en el aeródromo de Scampton, de las 5 presas que tenían como objetivos 2 fueron destruidas y 1 sensiblemente dañada, perdiendo en la misión 8 aviones, 6 en ruta y 2 en los objetivos. Los valles que protegían las presas se anegaron, la catástrofe se ocultó al pueblo alemán. Los restos de la explosión en la presa de Möhne son aun hoy día visibles.

 

IR A RELOJES EN VENTA

IR AL PRINCIPIO DE LA PAGINA

IR A INICIO